Menú Principal
6 de mayo de 2022

Kinesiología cuenta con nuevos equipos para complementar terapias de sus pacientes

Mejorar la calidad de la atención que se entrega a los pacientes y ayudarlos a lograr una óptima recuperación, es el objetivo que cumplirán los nuevos implementos adquiridos por la Unidad de Kinesiología del Hospital Traumatológico Concepción (HTC).

Se trata de una serie de equipos de fisioterapia como los de calor y vibración Venom para hombros, espalda y rodilla.  A estos se suman los de Crioterapia (aplicación de frío), también para hombro, espalda y rodilla y pistolas masajeadoras, que permiten modular el dolor, mejorar la movilidad y relajar la musculatura tensa, previo a la reeducación motriz propia de cada sesión. Además de una escaladora, rack de mancuernas y una polea isoinercial.

“En el caso de los equipos de calor y crioterapia, éstos permiten su uso al mismo tiempo en que el paciente ejecuta los ejercicios.  Específicamente, los de calor, ayudan a calentar, soltar y relajar los músculos doloridos y rígidos.  Los de crioterapia aplican terapia en frío en la articulación afectada, con el fin de desinflamarla y contribuir a la recuperación post operatoria en menor tiempo”, detalló Sergio López, kinesiólogo jefe de la Unidad de Kinesiología HTC.

En total, el equipamiento significó una inversión superior a los 6 millones 800 mil pesos, obtenidos a través de la retribución del Convenio Asistencial Docente que mantiene el hospital con diversas instituciones educacionales de la zona.

“Esto se genera por la relación Asistencial Docente que tiene el Hospital Traumatológico, en este caso con las Universidades de Concepción, San Sebastián y del Desarrollo, que tiene como objetivo colaborar en la enseñanza de pre y post grado en situaciones reales de aprendizaje de salud.  Es un proceso que se encuentra normado para garantizar la calidad de la atención y el respeto de los derechos y deberes de los pacientes y, en virtud del cual, ambas instituciones se ven favorecidas por la relación de colaboración e intercambio que, en este caso, se materializó a través de la adquisición de estos insumos para nuestro establecimiento”, explicó la directora (s) del HTC, Alejandra Guerrero.

 

Uno de los primeros pacientes en usar el equipo de fisioterapia de calor para rodilla, fue Ramiro Rodríguez, quien fue operado de ligamento cruzado y meniscopatía, debido a una lesión que sufrió recientemente.   “Estoy sumamente agradecido del hospital, llevo dos meses en terapia y, si bien, el proceso es lento, se nota que es un trabajo bien hecho.  Ahora me tocó usar este equipo por primera vez; se siente como corriente y calor, eso produce que uno pueda realizar mejor el ejercicio de elongación, llegar a un ángulo un poquito más extenso, porque al ser operación de ligamento, la rodilla muchas veces queda trabada, pero al tener calor y corriente el ángulo queda mejor y se puede mover sin problemas”, comentó.